El logo de tu empresa es la primera impresión que se llevan tus usuarios potenciales, forma parte fundamental de la identidad visual de tu marca y, por ende, su diseño debe ser riguroso y sumamente profesional. Ya que cada elemento que decidas integrar podría alterar la percepción de tu cliente potencial, y sus decisiones de compra.

Por ello, es relevante que tengas en cuenta una serie de claves a considerar durante el diseño de un logotipo. A fin de que este se realice de forma óptima y consigas un acabado atractivo, profesional y lo más importante, que venda.

Pautas para diseñar un buen logotipo

El logotipo de tu marca es, esencialmente, el rostro de tu empresa. Normalmente, el primer elemento que tus usuarios potenciales recordarán y tendrán en cuenta a la hora de tomar su decisión final de compra. Para que puedas diseñar un logo icónico, debes invertir tiempo y paciencia, combinado con estos consejos:

Resalta la esencia de tu marca

Es sumamente importante que el diseño del logo lo elabores en función de la filosofía de tu marca. Por el hecho de que este debe comunicar a tus clientes cómo es tu empresa, es decir, debe enviar un mensaje puntual y coherente con las acciones de tu marca. Cada elemento debe tener un porqué, y ante todo, debe primar la consistencia.

Da relevancia a la originalidad

Está bien que tomes inspiración en otros prototipos antes de estructurar el diseño de tu logo. Sin embargo, recuerda que este elemento permite diferenciar a tu marca de tus competidores, por ende, es importante que se destaque. La imitación no es bien valorada en el diseño de un logotipo. Caso contrario, crea confusión o desconfianza en el usuario.

Vela por la creatividad y la innovación, bríndale a tu público objetivo una imagen auténtica y atractiva de tu marca.

Hazlo fácil, flexible y simple

Un logo exuberante podría captar la atención del usuario, o también podría ahuyentarlo. La reacción dependerá del perfil de tu comunidad objetivo, antes de apelar a la imaginación extrema, investiga si sería comprensible por quien te interesa. En el mejor de los casos, recurre a la sencillez, facilidad y flexibilidad.

Tu logo debe estar perfectamente equilibrado, es decir, debe ser atractivo, interesante y sorprendente, pero sin la necesidad de que el usuario tenga que demorar minutos en analizarlo para poder entenderlo. En un par de miradas debe tener claro a qué marca se refiere y cuál es su mensaje central, para que pueda recordar con facilidad. 

Un logo es un elemento determinante en la identidad visual de tu marca, de él depende gran parte del éxito de tu empresa.

«Piensa más, diseña menos«.

Ellen Lupton

Algunos ejemplos de empresas que han confiado en nosotros

¿Quieres seguir leyendo artículos de este estilo?

 Por favor, valora nuestro post.

¡Queremos saber tus impresiones!

LLAMAR AHORA