El internet, como cualquier otra tecnología, ha evolucionado significativamente desde su surgimiento hasta el día de hoy. De hecho, uno de los ámbitos que más se ha visto alterado por esta transformación, es la forma de hacer negocios y cómo establecer una comunidad para aportar valor a sus usuarios. De allí, nació el SEO.

El SEO, conocido como posicionamiento en buscadores, es una estrategia que ha cobrado gran relevancia en los últimos años. Sin embargo, en sus inicios no se consideraba como un elemento necesario. Después de los cambios en los algoritmos de los buscadores pasó a verse como una estrategia esencial.

¿Cómo fue el inicio del SEO?

El término SEO tuvo su origen a mediados del año 1997, fue acuñado por John Audette y su empresa “Multimedia Marketing Group”. Justo en ese momento, también surgieron los primeros algoritmos, sumamente básicos. Los “meta tags”, etiquetas en el código de fuente, fueron los primeros elementos a tener en cuenta para colocar una página entre los principales resultados orgánicos arrojados por un buscador.

Después, las palabras claves con su respectiva densidad fueron la siguiente práctica que comenzó a tener relevancia para los motores de búsqueda. De allí, nació el “PageRank” en el principal buscador, Google, a fin de aportar más valor a una página dependiendo de la cantidad y la calidad de los enlaces. 

Poco a poco, fueron integrándose las penalizaciones a prácticas poco lícitas que solo buscaban colocar una web en los primeros lugares, pero que no aportaban ningún tipo de valor al usuario. Así fue como se comenzó a sancionar a webs con plagio de contenido, velocidad de carga pesada, links entrantes y salientes de baja calidad, etc.

En ese momento, el contenido auténtico y de valor se posicionó como el principal elemento que los algoritmos consideraban a la hora de posicionar un sitio entre las primeras búsquedas. A medida que el comportamiento de los usuarios evolucionaba, también lo hacía el algoritmo para brindar una grata experiencia de búsqueda.

El SEO en la actualidad

Hoy en día, en 2019, el posicionamiento SEO es considerado como una de las principales estrategias digitales a las que las marcas deben prestar atención si desean figurar entre los primeros resultados de búsqueda.

Los algoritmos ahora evalúan una amplia variedad de aspectos. Desde el contenido de valor, el tiempo que tarda en cargar los elementos, la tasa de visita, el tráfico atraído, la adaptación a los dispositivos móviles, hasta las búsquedas por voz, y muchos más.

Ahora, el SEO no es sólo una alternativa para optimizar una página, es una obligación para toda web que desee mantener un óptimo alcance y una buena visibilidad.

«La excelencia no es una habilidad. Es una actitud«.

Ralph Marton

Algunos ejemplos de empresas que han confiado en nosotros

¿Quieres seguir leyendo artículos de este estilo?

 Por favor, valora nuestro post.

¡Queremos saber tus impresiones!

LLAMAR AHORA