Saca tu lado más creativo

creatividad-lado-creativo-desarrollo-inspiracion

El movimiento fomenta lo creativo, y por ello, cuando las personas hacen ejercicio son mucho más creativas.

Un reciente estudio de las universidades de Stanford y Santa Clara en Estados Unidos lo ha descubierto tras analizar el comportamiento de un grupo de voluntarios al que se les pidió que utilizaran de manera alternativa diferentes objetos. Los participantes empezaron a realizar la prueba sentados y posteriormente, hicieron lo mismo sobre una caminadora.

El análisis de su comportamiento desveló que más del 80% del total de los que realizaron el experimento cuando caminaban obtenía un mejor resultado.

Para las personas es más sencillo relacionar ideas mientras están en movimiento: esto ayuda a establecer conversación con los demás y facilita intercambiar puntos de vista.

Caminando se refuerza la memoria asociada y se estimula la imaginación. Es curioso también el hecho de que, al contrario de lo que la mayoría pueda pensar, no es estrictamente necesario caminar en el exterior para mejorar la creatividad. Es suficiente con una cinta de andar.

Además de ayudarnos del ejercicio para aumentar nuestra creatividad, hay otras muchas actividades que pueden mejorarla.

El mover los ojos hacia adelante y hacia atrás aumenta nuestro potencial creativo. Eso sí, su efecto dura tan solo unos minutos.

Ver películas de temática fantástica nos permite conocer otras realidades en las que antes no habíamos reparado. Los niños y adolescentes que suelen ver este tipo de cine son capaces de desarrollar su creatividad con más facilidad.

Las personas que se relajan con música o vídeos tienen mejor ánimo y por lo tanto, tienden a mejorar su lado creativo.

Nos ha parecido muy curioso el hecho de que aquellos que se aburren durante unos minutos (haciendo por ejemplo ejercicios repetitivos) incrementan después su capacidad creativa.

El potencial de nuestro lado creativo es infinito. El éxito que alcanzan las personas creativas es mucho mayor que el del resto y aunque muchas personas no lo crean, todo el mundo nace con el mismo grado de creatividad. El problema surge cuando uno empieza a trabajar y a pensar siempre bajo las mismas estructuras.