Una página web con diseño responsive es aquella capaz de adaptarse a cualquier dispositivo, tanto móvil como ordenador de sobremesa. Sin el hecho de perder nitidez y calidad en sus contenidos, ya que solo varían los tamaños para que los usuarios puedan visualizar de forma óptima los diferentes apartados de una web.

Así que el hecho de que tu página sea responsive quiere decir que es fácilmente adaptable a diferentes dispositivos, sin restar calidad y notoriedad a los contenidos de interés.

¿Por qué es importante contar con una web responsive?

Hasta hace solo unos años el uso del ordenador era indispensable para navegar por internet. Sin embargo, actualmente gracias a la creciente expansión de las herramientas tecnológicas, el surgimiento de una multitud de dispositivos ha dado paso a nuevos avances. Por lo que hoy podemos acceder a la red a través de smartphones, tablets y recientemente hasta desde televisores.

De allí, que sea tan importante que tu web posea un diseño responsive. A fin de que pueda adaptarse perfectamente a cualquier dispositivo de acuerdo a la resolución de su pantalla, y sin perder la calidad.

Ten presente que el internauta ha modificado sus gustos y comportamientos, por lo que la conexión a través del móvil se ha vuelto más constante. De hecho, ha desplazado a gran escala a la conexión vía ordenador de sobremesa. Y el simple hecho de que tu web no sea adaptable a otros dispositivos, significaría una pérdida importante de usuarios potenciales.

¿Cómo sé que mi web posee un diseño responsive?

La forma más fácil de saberlo es acceder a tu web desde un smartphone, tablet u otro dispositivo móvil. Así como también podrías solo reducir el tamaño de la ventana de tu navegador, si accedes a tu web desde un ordenador.

Además, existen diferentes herramientas online que también podrían ayudarte en el análisis de tu web a fin de determinar si posee un diseño responsive. Por ejemplo, el test Mobile Friendly de Google mide el nivel de optimización de tu página para dispositivos móviles.

Aspectos a considerar para que una página web sea responsive

Estos son los elementos más relevantes:

  • Usabilidad: facilitar al usuario la interacción y que pueda encontrar de forma fácil y rápida los contenidos que le interesan.
  • Velocidad de carga: la capacidad de carga de los elementos ha de ser rápida, no debe demorarse más de 5 segundos en cargar.
  • Interactividad: ¿Qué pasa cuando el usuario mueve el dedo sobre los elementos? Hay que jugar con esas anotaciones que saldrían.

Los motores de búsqueda suelen dar más valor y relevancia a aquellas web con diseño responsive. Así que comienza a realizar cambios en tu página, si es necesario.

 

“I wish you were as responsive as my grid”.

@designerrelationships

Algunos ejemplos de empresas que han confiado en nosotros