Renovar la imagen de las marcas es algo necesario cada cierto tiempo, siempre y cuando las circunstancias lo ameriten. Reconocidas marcas como Apple, Coca-Cola y McDonald’s han refrescado la imagen de su negocio para adaptarse a su público a través de los tiempos. Algunos diseños tuvieron éxito, otros no. Por eso, debes cuidar cada detalle.

¿En qué consiste el rebranding de marca?

Es un proceso cuyo objetivo es reformular aspectos de la personalidad de marca vigente para proyectar una imagen más fresca que se adecúe a la nueva etapa del negocio.

En pocas palabras, el rebranding de marca son cambios profundos a nivel interno y a nivel externo. Su fin es optimizar la imagen actual de una entidad para adaptarla a nuevos comienzos o innovadores comportamientos del público objetivo, los cuales reclaman una nueva versión de la empresa.

Por ello, va más allá de cambiar la paleta de colores y la tipografía. Son cambios drásticos, pero necesarios para tener éxito.

Claves para hacer un adecuado rebranding de marca

Si piensas que tu negocio está en el momento más oportuno para un rebranding de marca, entonces apóyate de las siguientes claves para hacerlo adecuadamente:

●    Define las virtudes de la nueva marca

Uno de los aspectos más importantes a considerar en la reformulación de la identidad de marca es definir o redefinir los valores organizacionales. Por ejemplo, quiénes somos, cuál es la misión y visión de la empresa, etc. Es esencial que determines si los valores organizacionales continúan cumpliéndose, o si ahora tienes nuevos propósitos.

Para ello, plantea el análisis FODA (o DAFO) para comprobar las nuevas virtudes de la marca a considerar en la nueva imagen y esencia de la entidad.

●    Diseña un concepto visual en función de las nuevas virtudes

Una vez definas o redefinas los valores organizacionales que serán los nuevos atributos de la marca, debes crear una identidad visual acorde a estas nuevas virtudes. Es decir, debes trabajar el diseño integral de la empresa, abarcando nuevos colores, tipografía fresca, innovadoras formas, etc. Sin perder el enfoque central de la compañía. 

●    Incorpora los elementos a la nueva marca

Ya con la redefinición casi lista, es momento de imprimir los nuevos elementos en la identidad corporativa general de la marca, abarcando el aspecto visual. Por ejemplo, papelería, packaging, logotipo, web, todo aquello que vaya a interactuar con el usuario. Es importante hacerle saber que la empresa tiene una nueva marca. 

●    Evalúa el impacto en los usuarios

Medir el alcance de la nueva marca es fundamental para hacer seguimiento al nivel de éxito logrado. Así que tómate el tiempo de conocer los comentarios y las interacciones para saber si fue o no bien aceptada la nueva identidad de marca.

Un rebranding es una acción necesaria para mantener el interés de la audiencia y garantizar el éxito en el mercado.

«Si no puedes volar, corre. Si no puedes correr, camina. Si no puedes caminar, arrástrate. Pero hagas lo que hagas, sigue moviéndote hacia delante«.

@mentesmillonarias

Algunos ejemplos de empresas que han confiado en nosotros

¿Quieres seguir leyendo artículos de este estilo?

 Por favor, valora nuestro post.

¡Queremos saber tus impresiones!

LLAMAR AHORA