Una identidad de marca es un conjunto de elementos indispensables para toda empresa. Es la esencia general de una entidad que va más allá de la creación de un logotipo, a través de la cual se conseguirá entablar un vínculo especial con el público objetivo. Por eso, es esencial crear un mensaje óptimo y sólido, a fin de enviar el mensaje correcto al usuario ideal.

Consejos para crear una buena identidad de marca

Crear una identidad de marca es algo elemental para cualquier negocio, se establece a partir de los valores, conceptos y emociones a evocar en los usuarios potenciales. Básicamente, es la personalidad de tu empresa, un activo más que debes cuidar y crear teniendo en cuenta claves importantes, entre ellas:

●    Determina la personalidad de marca

En función de los valores organizacionales, define cuál es la personalidad de tu marca. Es decir, qué pretendes conseguir con tu oferta, cuál es el valor agregado para tu público objetivo. Una identidad de marca exitosa es aquella capaz de forjar una relación emocional con el usuario en pro de la fidelización del mismo.

Para ello, además de definir el propósito también debes contemplar el logotipo, la paleta de colores, la tipografía, el eslogan y demás aspectos de diseño. Todos estos elementos conforman la personalidad integral de tu marca.

●    Difunde la marca

Tu identidad de marca es aquello que los usuarios recuerdan de tu entidad aún cuando no se los mencionas en cada momento, queda grabado en sus mentes. Para conseguir este resultado, debes difundir adecuadamente la personalidad de tu marca, imprimirla a través de cada acción a realizar.

Por ejemplo, utiliza un lenguaje uniforme en función de la filosofía de tu marca (si es de imagen elegante, emplea un lenguaje profesional), cuenta la historia de tu marca desde el punto de vista emotivo e inspiracional, transmite el mensaje objetivo mediante la publicidad, conserva una misma imagen en redes sociales, etc.

●    Opta por un valor diferencial

Los usuarios deben ver una notable diferencia entre tu negocio y el resto de la competencia. Para ello, debes recurrir a aportarles un valor añadido. Tal vez por medio de un servicio de atención al cliente de mayor calidad.

●    Mantén una coherencia integral

Tanto los elementos visuales como los aspectos comunicacionales deben ser coherentes con la identidad de marca. Por ello, trata de mantener un vínculo cercano en todo momento. Tu recurso humano también debe conocer la identidad para que puedan, correctamente, conectar con tus clientes.

Tu identidad de marca es tu principal tarjeta de presentación, el rostro de tu entidad. Así que tómate el tiempo de trabajar en ella hasta lograr un discurso armonioso.

«Construir una buena marca puede llevar 30 años; destruirla apenas 30 días«.

David DAlessandro

Algunos ejemplos de empresas que han confiado en nosotros

¿Quieres seguir leyendo artículos de este estilo?

 Por favor, valora nuestro post.

¡Queremos saber tus impresiones!

LLAMAR AHORA